Los filtros y máscaras que han convertido a la red social Snapchat en un fenómeno global ya no son solo un fenómeno exclusivo de los selfies. La compañía ha anunciado hoy un nuevo producto, World Lenses, que permite colocar elementos virtuales dentro de los vídeos y fotos capturados también con la cámara trasera del celular.

Estos filtros de realidad aumentada -entre los que se incluyen arco iris, carteles flotantes o emojis- detectan el punto en el espacio donde el usuario quiere instalarlos y se mantienen fijos durante la grabación, como si de verdad fueran objetos físicos en el mundo real.

Para añadir un poco de drama al anuncio, el lanzamiento de World Lenses coincide con la inauguración de la conferencia mundial de desarrolladores de Facebook. La empresa de Mark Zuckerberg ha copiado en los últimos meses muchas de las funciones de snapchat dentro de sus diferentes aplicaciones (Facebook, Instagram, WhatsApp y Facebook Messenger).

En algunos casos estas copias han resultado increíblemente populares. El número de usuarios activos de Instagram Stories, por ejemplo, supera ya al número de usuarios de Snapchat. Más de 200 millones de personas consultan a diario los vídeos e imágenes efímeras que publican otros usuarios de Instagram.

La cotización en bolsa de Snapchat se ha resentido tras conocerse las cifras de sus rivales pero no es el único problema al que se enfrenta la aplicación de Evan Spiegel. Según un ex-empleado de la firma, el fundador y presidente de la compañía aseguró en 2015 que no quería expandirse “por países pobres como India y España”, unas declaraciones que han dañado severamente la imagen de la aplicación en ambos mercados.